DESDOBLANDO EL ORIGAMI

DESDOBLANDO EL ORIGAMI

DESDOBLANDO EL ORIGAMI: COMO LA COMPAÑÍA HA SUPERADO NUEVOS RETOS A LA VEZ QUÉ EXPANDEN PARA LA DEMANDA GLOBAL

En abril de 2019, Jia Ning Du, ganó el “World Brewers Championship (WBC)” (“Campeonato Mundial de Coladores de Café”), en el Specialty Coffee Expo qué tuvo lugar en Boston. El campeonato es histórico por dos razones: primero, Ning Du se convirtió en el primer concursante de ascendencia China en ganar el campeonato y, segundo, mientras históricamente otros competidores habían utilizado un V60 o Kalita Wave en la competencia, Ning Du uso un colador relativamente desconocido - el Origami Dripper.


Casi de la noche a la mañana, con el campeonato de Ning Du, el colador de café pasó de ser un producto manufacturado de manera limitada utilizado casi exclusivamente en Japón, a convertirse en uno altamente codiciado alrededor del mundo por su calidad y diseño.


Pero el repentino clamor por el goteador ha traído consigo dolores de crecimiento para Origami. Para complicar aún más las cosas, la pandemia de Covid-19, alteró significativamente el proceso de manufactura y envío de las cadenas de compañías suplidoras, justo cuando se comenzaba a ajustar a su nueva demanda.


“Luego de haber ganado el WBrC (por sus siglas en inglés), en el 2019, hemos tenido muchos pedidos alrededor del mundo”, explica Yosuke Furuhata de Origami. El mayor de los retos, según indica, ha sido cumplir con la demanda de los clientes por el producto, con la capacidad limitada de Origami. “Nos basamos en técnica tradicional”, dice Furuhata, destacando el uso de Mino ware (un tipo de cerámica Japonesa inicialmente producida en la provincia de Mino), en la confección de Origami, “pero, por otra parte necesitamos innovar y cambiar a la producción en masa del producto”.


Ese cambio, sin embargo, puede ser extremadamente difícil. El Minoware en sí mismo, es una técnica de confección de cerámica qué data de algunos 400 a 500 años, pero solo unas pocas docenas de artesanos en Japón saben trabajar este arte. “Es el problema qué enfrenta nuestra industria”, explica Furuhata. “En este momento, contamos con personas que ya tienen el talento, pero están envejeciendo”. Origami ha estado luchando para encontrar y entrenar una nueva generación de artesanos, pero “a los jóvenes no les interesa la industria artesanal tradicional”, continuó Furuhata. “Así qué, esto no es solo un problema para Origami, sino que también lo es para toda la industria”.



Para modernizar la producción de Origami, la compañía ha automatizado algunos pasos de la manufactura, pero el automatizar por completo la creación del gotero es complicado por la delicadeza del material. Por ejemplo, en la etapa de enyesado, la persona a cargo de confeccionar esta etapa, se encarga de verter una capa muy fina de porcelana hakuji qué formará la abertura posterior del gotero, la cual no mide más que unos pocos milímetros de ancho. Limar (o pulir luego del enyesado), también es hecho a mano, puesto qué la cerámica es extremadamente frágil en esta etapa. Furuhata explica qué la compañía está “buscando nuevas oportunidades para continuar con una producción estable, pero ahora mismo, no podemos encontrar una manera consistente de hacerlo”.


Mientras Origami buscaba modernizar, se encontraron de repente con un nuevo problema: una pandemia global que complicó aún más las vías de manufactura y envío.


“Alrededor de todo el mundo, las personas están colando y disfrutando café en sus casas”, dice Furuhata, lo qué ha llevado a un incremento aún mayor en la demanda de productos de la compañía. “Nuestro negocio principal, platos y tazas para restaurantes y hoteles, se vio afectado por el impacto de la pandemia”. Se vieron forzados a detener la producción en un momento dado. La pandemia también ha impactado los medios de transporte global, causando que las tarifas de envío aumenten, haciendo a su vez más difícil agendar un envío por aire o mar. Como explica Furuhata, para las órdenes de Norteamérica, podrían ser de cuatro a seis semanas antes de que se pueda incluso agendar un envío.



Aun con los retrasos, el colador o gotero Origami sigue más popular qué nunca. “Hemos visto publicaciones en Instagram de todas partes del mundo”, dice Furuhata. El “hashtag”, #OrigamiDripper tiene sobre 23,000 publicaciones. Una distinción novel para un colador de café, pero no tan sorprendente por lo fotogénico que es.


Que el colador Origami se convirtiera en una sensación global casi de la noche a la mañana, no hubiese sido posible sin los talentosos artesanos que  pasan horas creando cada colador a mano, asegurando su calidad. Y, mientras Origami se enfrenta a los retos de adaptarse al nuevo mercado internacional -con todo y retrasos- es este mismo compromiso con la calidad y la tradición al que se rehúsan a renunciar. 



Desde el 2020, Origami se ha unido a Slow Pour Supply como su distribuidor oficial para el mercado de café especializado en los Estados Unidos. Slow Pour se enorgullece en ofrecer una amplia variedad de productos Origami, incluyendo el colador y tazas en variedad de colores, tamaños y diseños.



FOTOS ILUSTRANDO LA PRODUCCIÓN DE LOS PRODUCTOS ORIGAMI, CORTESÍA DE ORIGAMI JAPÓN



 

Un técnico examina cuidadosamente un colador al remover el molde.




Técnico verifica manualmente los pliegues de un colador mediano.






El proceso de pintar un colador ORIGAMI color rosado





Los productos van al horno por 12 horas a 2750F




El mismo cuidado detallado también se aplica a todos los demás productos ORIGAMI, incluyendo la línea para beber. Aquí una foto de una taza Aroma en el proceso de pintado.

Para ordenar productos ORIGAMI, puede acceder a ORIGAMI DRIPPERS – Slow Pour Supply

 

Artículo por Oren Peleg para Slow Pour Supply.

Traducción al español por Solange Gonzalez